sábado, 17 de octubre de 2015

El mejor bizcocho de calabaza. He dicho.


.Españoles; el verano...ha muerto.  Y cómo puedo estar tan segura?? Pues además de que el calendario no miente, hay varios signos inequívocos de que el reinado del Lorenzo llegó a su fin. El primero; es que tu moreno de autobronceador del Mercadona ha dejado de manchar las toallas y de teñir la espumilla de la ducha de color mugre. Es decir, vuelves a estar más blanca que la teta de una monja. Segunda señal: sigues yendo en sandalias por tu barrio y la gente te mira raro. Será por los 8 grados que hay cuando sales por la mañana a la calle, o porque un "look" que combina sandalias y bufanda de lana siempre va a cantar, admitámoslo. Si a todo esto le sumas que hace dos meses que guardaste el ventilador en el trastero y que la botella de mojito cutripeich que compraste para pasarte el verano dándole al mortero, lleva milenios cogiendo polvo debajo del fregadero....ya es oficial, estamos en otoño.






.....Pero que no cunda el pánico, el otoño tiene cosas geniales:...las aceras llenas de hojas, los radiadores llenos de ropa, la vuelta al cole y su correspondiente millonada, el cambio de los armarios....y las calabazas. Sí señor, qué sería del otoño culinario sin este fruto de la naturaleza. Dulce o salado, cocido o asado...viva la calabaza, claro que sí. Pronto la voy a poner hasta en el gazpacho, qué maravilla. La calabaza, en repostería es como aquéllo que decía..."no se nota, no se siente, pero está presente". Es decir, que no aporta sabor, que no encontramos tropezones ni nada por el estilo, pero le da un punto del dulzor, de color, y de jugosidad a todo estupendo. No os penséis que soy de esas que lleva toda la vida poniendo calabaza a todo...realmente la descubrí hace bien poco; y casualmente aquí está el documento gráfico que ilustra el momento. La primera vez que le puse calabaza a una masa fue un experimento de esos de: o lo bordo o lo tiro. Y es que rescaté un trozo de calabaza del cocido y dije...ea, pa'l bizcocho. Y desde entonces amo a esta "baya de cáscara dura" como a la niña de mis ojos. Todo lo que toca, lo mejora.Y si no, mirad esto.  
     La receta que hoy os traigo es de esas que me gustan a mi...sencillas. Además, ideal para cambiar la operación "bikini" por la operación "vikingo", qué carajo. Hay que ir haciendo sitio para los turrones.


Vamos allá con la receta.
Bizcocho de calabaza.
Ingredientes:
-400 grs de azúcar.
-200 ml de aceite de girasol.
-3 huevos hermosetes.
-390 grs de harina normal.
-2cdtas. de levadura.
-1 cdta. de canela en polvo.
-1 cdta. de nuez moscada.
-1/2 cdta. de sal.
-1/4 de cdta. de clavo molido.
-1 buen tazón de puré de calabaza.

-Precalentamos el horno a 180 grados, con calor arriba y abajo.
-batimos el azúcar con el aceite un par de minutos con las varillas, y después le vamos añadiendo los huevos, de uno en uno.
-mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura, sal, canela, nuez moscada y clavos molidos), y vamos añadiendo esta a mezcla a cucharadas al bol de la batidora, alternando con cucharadas de puré de calabaza. Cuando hayamos terminado de incorporar todo batimos bien con las varillas asegurándonos de que la mezcla es homogénea. Y ya está. Llenamos nuestro molde, preferiblemente engrasado y enharinado previamente, y al horno, unos 30-40 minutos, aunque ya sabéis que cada horno es un mundo,

notas:
El puré de calabaza puede hacerse de varias formas, una de ellas es en el microondas, aunque yo prefiero hacerlo cociendo la calabaza en trozos pequeños y luego chafarlos con un tenedor dentro de un colador grande, para que vaya perdiendo toda el agua. Yo os recomiento cocer un buen montón de calabaza y guardar el puré en pequeños tapers, y conservarlos en el congelador. Os vendrán bien en cualquier momento en la cocina., ya lo veréis.
Las especias son totalmente al gusto y opcionales. Si no tienes nuez moscada ni clavo, te saldrá buenísimo sólo con la canela, aunque es verdad que las especias le dan un toque muy chulo.



6 comentarios:

  1. La verdad es que son buenas fotos con una luz interesante la mezcla de calabaza y bizcocho es un acierto animo cariño

    ResponderEliminar
  2. No vamos a decir que las receta es excelente y las fotos son magníficas porque quizá es al revés, en cualquier caso, forman un tándem digno de admirar, juntos hacen posible una receta muy apetitosa a primera vista, pero que seguro mejora cuando se prueba.

    Calabazas coloridas, en otoño recogidas.

    ResponderEliminar
  3. Cómo están hoy los hermanos Puerto! q les has dado??? bizcocho de calabaza??? ;-) una presentación muy chula cómo siempre!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario...gracias!!